LA PIEL EN PRIMAVERA

La primavera es una estación inestable, con cambios ambientales que pueden afectar a nuestra piel. Días de mucho calor, bajadas bruscas de temperatura, brisas, vientos fuertes, lluvias…


Nuestra piel percibe estas variaciones y se tiene que adaptar a ellas. en @helenicospa te explicamos cómo cuidar y proteger tu piel en primavera.


¿Qué le ocurre a nuestra piel en primavera?

En primavera, los niveles de temperatura y humedad ambientales son muy variables y nuestra piel reacciona a estos cambios para recuperar su situación de equilibrio.


Lo cierto es que lo que más estresa a nuestra piel son los cambios ambientales bruscos, propios de los períodos de transición entre estaciones. En cada cambio de estación, nuestra piel debe volver a adaptarse al nuevo entorno.


La primavera suele ser una estación más húmeda que el invierno. Por esta razón, los niveles de hidratación de la piel aumentan y mejora el estado de la barrera cutánea.


Por otra parte, el calor hace que aumenten las secreciones sebáceas. La piel se puede percibir más grasa y los poros más dilatados.


Además, la mayor cantidad de alérgenos que circulan en el ambiente pueden afectar a las pieles más sensibles. En la primavera, aparecen más episodios de dermatitis y alergias cutáneas.



Al aumentar la temperatura en el ambiente, empezamos a descubrir nuestra piel, que ha estado tapada durante el invierno.


En estas primeras exposiciones, la piel es más sensible al sol y se pueden producir las primeras quemaduras. Las dermatitis foto-inducidas, es decir, las provocadas por la luz, como la Erupción Polimorfo Lumínica EPL, aparecen en primavera.

Te esperamos en @helenicospa, estamos para asesorarte y cuidarte. Feliz PRIMAVERA


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo